Donde está el pobre, está Jesucristo

Fuente: 
Páginas 197, febrero 2006, pp.6-22